Fin de Semana en Salamanca

Conocer Salamanca

Convento de San Esteban o Los Dominicos de Salamanca

Los Dominicos de Salamanca

Se le conoce familiarmente como los Dominicos, pues allí se estableció esta orden religiosa entre 1255 y 1256.

Fue iniciada su construcción el día 30 de Junio de 1524 en honor de San Esteban apóstol de Jesús cuyo nombre significa "el coronado". San Esteban pronunció ante el Sanedrín un grandioso y elocuente discurso en el cual fue rememorando la historia del pueblo de Israel (Capítulo 7 de los Hechos de los Apóstoles) y en su elocuente y clara exposición fue defensor a ultranza de Jesús, fue arrastrado y golpeado por las turbas, fue muerto ante los ojos de San Pablo, siendo considerado el primer mártir de la Historia.

Su onomástica se celebra el 26 de diciembre.

Este grandioso proyecto en su nombre y memoria, se inicia por la intervención y empeño del Obispo de Córdoba e hijo del II Duque de Alba, Fray Juan álvarez de Toledo. Y ordena el proyecto que tiene en mente al inigualable arquitecto Juan de álava, siguiendo sus pautas otros grandes arquitectos como Juan de Ribero, Pedro Gutiérrez (cantero), Rodrigo Gil de Hontañón o Fray Martín de Santiago.

Se prolongaron los trabajos hasta 1610, trabajando en la misma cinco arquitectos, una decena de pintores, seis escultores, veintidos tallistas y más de ochocientos obreros y artesanos, costando alrededor de un millón de reales.

Su construcción mezcla estilos como el gótico o el barroco. El edificio sigue los cánones del gótico renacentista para lo arquitectónico y del plateresco para la decoración. Las obras duraron de 1533 a 1610. Por la filigrana de sus adornos, la riqueza en su ornamentación la catalogan del más puro estilo Plateresco.

Destaca el escudo de Santo Domingo flanqueado por blasón del Duque de Alba, similares a los que podemos apreciar en Alba de Tormes.

La Fachada

Impresionante. Palabra que se queda corta para definir la fachada plateresca en relieve de Juan Antonio Ceroni, firmada en 1610 año de su terminación figurando el nombre del artista en la piedra donde el Santo está postrado, y en otra piedra que sostiene uno de los verdugos, se puede apreciar el año de 1610.

Se contempla a Cristo Crucificado, escoltado por medallones de otros apóstoles que se atribuyen a Alonso Sardiña .

La organización ornamental consta de tres cuerpos

En el cuerpo inferior, podemos contemplar los cuatro santos de la orden: Santo Domingo, San Francisco, San Jacinto, y Santa Catalina de Sena. En los medallones de la puerta, Moisés y Elías y en las paredes, las alegaciones de Adán y Eva. Medallones con los bustos de Santiago, David, y San Jorge hay algún santo mas de difícil precisión.

En el segundo cuerpo, el gran relieve principal del martirio de San Esteban, contemplamos los medallones de Salomón y Abrahán con el sacrificio de Isaac (ordenando su detención por Dios) flanqueados por cuatro de los doctores de la iglesia:, San Andrés, Santo Tomás , San Juan Evangelista y San Pedro Mártir.

En el tercer cuerpo al centro, el Calvario y sobre él, un medallón con el Padre Eterno, San Pedro y San Pablo, San León y San Gregorio; obra de Benvenuto Cellini, Florencia, 1500 1571 grandioso escultor y orfebre italiano de estilo manierista, y a la sazón continuador de la escuela de Miguel ángel a fines del Renacimiento.

El Pórtico, de Juan de álava, muestra de la arquitectura del Renacimiento, su construcción en Piedra de Villamayor cantera situada al Oeste de Salamanca. Es de los más impresionantes del plateresco español.

El Coro

A los pies del templo se levanta sobre tres rebajadas bóvedas el ancho coro, cuya sillería de estriadas columnas labró en 1651 Alfonso Balbas por orden y pago de fray Francisco de Araujo, obispo de Segovia Las capillas llevan techo de crucería y ventana gótica en el fondo; la Capilla de San Juan tiene una estatua tendida de don Lope Fernández de Paz, defensor a ultranza de Rodas y bailío de Negroponto.

La Iglesia de San Esteban

La iglesia es una nave de 84 metros de largo por 14,50 de ancho, con una altura de 27 metros y 44 en el crucero, ha visto en sus piedras por el paso del tiempo el retocar y añadir las obras de, canteros, escultores, pintores, remozándose continuamente, existen 6 bóvedas, pilares bocelados, ventanas, rosetones y seis capillas planta es de cruz latina, con capillas laterales, crucero, ábside poligonal. Interior de finales del gótico. Frescos de Palomino y Villamor. Con pintura de Claudio Coello. El retablo del altar mayor es la obra maestra de José Churriguera, para cuya construcción hizo cortar el duque de Alba cuatro mil pinos, se terminó en 1693. Las estatuas se atribuyen al escultor Luis Salvador Carmona. Entre ellas la magnifica "Cristo recogiendo sus vestiduras", sus obras de imaginería religiosa, con claras referencias barrocas, son piezas únicas de incalculable valor patrimonial, si bien se percibe en su obra tendencias neoclásicas, este gran artista nació en Nava del Rey, Valladolid en 1709.

El testero esta cubierto por un fresco de Antonio Palomino que representa la apoteosis del Papa y sus glorias inmortales . sobre el altar de la Virgen del Rosario así como en la capilla del Santísimo Cristo de la Luz la vista nos deleita con otros frescos pintados por Villamor.; reposan las cenizas del gran duque de Alba don Fernando, conquistador de Portugal, y mano negra de Flandes.

Su cornisa podíamos decir barroca fue sufragada por fray Pedro de Herrera, obispo de Tuy, cuya efigie postrada de rodillas se ve en un nicho alto frente a la urna . La gran sala capitular, escoltada por amplias pilastras dóricas con un altar corintio esta destinada a servir de sepulcros anónimos, la ordeno construir fray Iñigo de Brizuela, obispo de Segovia, y después arzobispo de Cambray en Flandes: obras de 1626 de Juan Moreno, mientras que Alfonso Sardiña cubría de medallones y relieves las galerías alta y baja del claustro y. La crucería es de un porte elegante; posteriormente al claustro pertenecen las portadas que inciden a la capilla de San Jacinto, perteneciente a los esposos Diego de ávila y Beatriz de Carvajal.

El convento de San Esteban tuvo una gran importancia durante la contrarreforma asistiendo en sus demandas a Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola y Francisco de Vitoria entre otros.

El Claustro de los Reyes

siglo XVII. El claustro principal, denominado "de procesiones" o de los Reyes, es obra de Fray Martín de Santiago, religioso del convento. Hay una desmesurada controversia en sus elementos entre góticos y renacentistas. Los arcos, renacentistas, aunque tratados al estilo gótico se supone ya que están divididos por parteluces o ajimez que dividen verticalmente la ventana, rematando sus bóvedas de estilo gótico, en todos sus lados.

La Escalera de Soto

Su construcción data de 1553, hace honor a su sufragador Fray Domingo de Soto, catedrático de la Universidad y padre eclesiástico del emperador Carlos V. también la construyo el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón. Parece que se sostiene sola únicamente pegada a la pared, bien decorada con casetones y relieves de la época policromados por canteros por la que se accede al piso o fase superior.

El Claustro de Colón,

De uso privado, data de finales del siglo XV, es un recinto formado por una larga nave rectangular, donde Cristóbal Colón tuvo largas charlas con los frailes dominicos, principalmente con Diego de Deza y Domingo Soto, cuando acudió a Salamanca para exponer su proyecto del viaje a las Indias ante los ilustres doctores geógrafos de la Universidad de Salamanca. Las Indias se conquistaron gracias los Reyes Católicos y al claustro del Convento de San Esteban, pues aquí se fraguaron los preparativos de tan fantástico y crucial viaje.

Panteón de los Teólogos

Aquí esta enterrado Francisco de Vitoria, que en 1526 obtuvo la cátedra de teología de Salamanca.Otorgo a la Summa Theologiae de Santo Tomás de Aquino, categoría de libro de texto básico en el Estudio teólogo, también reposan los restos de Mancio del Corpus Christi.1497/1576, seguidor y discípulo de Francisco Vitoria contemporáneo entre otros de Juan de la Peña, Juan de Guevara, Fray Luis de León, Bartolomé de Medina, Pedro de Aragón y Domingo Báñez.

Este grandioso monumento se encuentra en Pleno centro de Salamanca, junto a la calle de San Pablo, es de obligada visita.